28.5.10

 Odio como me hablas y también tu aspecto, no soporto que me mires así. Aborrezco que leas mi pensamiento. Me repugna tanto lo que siento que hasta me salen las rimas. Odio, odio que me mientas, y que tengas razón. Odio que alegres mi corazón. Odio no tenerte cerca Pero sobre todo odio no poder odiarte, porque no te odio, ni siquiera un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario